En 2021, tienes que visitar Cantabria y perderte sin prisa por algunos de sus pueblos más bonitos: Bareyo, Liérganes, Bárcena Mayor, Santillana del Mar, Potes…




Santillana del Mar

No nos vamos a arrogar el descubrimiento de que Santillana del Mar es uno de los pueblos más más bonitos de Cantabria y, por ende, de España, pero sí reivindicamos que descubrirlo por primera vez es todo un placer viajero: algo que no te puedes perder, definitivamente. Más allá de esas cuevas de Altamira que ya solo puedes conocer a través de la expo permanente del centro de interpretación, lo que Santillana te pide a gritos es que la pasees. Torres -de Merino, de Don Borja-, casonas -la de la Archiduquesa, la del Águila- y palacios -de Velarde, Berreda-Bracho- que se asoman a sus callejas empedradas -Carrera, Santo Domingo-… No faltan museos en la visita: y, curiosamente, el más llamativo es del El Solar, con una colección amplia de instrumentos de tortura empleados por la Inquisición.

 

Viajar última hora Ofertas de Semana Santa | Tu Gran Viaje




Bareyo

Bareyo ha sido históricamente un importante paso de peregrinos a Santiago por el Camino de la Costa o del Norte, muy transitado en los primeros siglos de peregrinación. De ese tránsito existen numerosos edificios como el antiguo convento de San Ildefonso, en el barrio del Camino, que actualmente acoge el Centro de Interpretación del Camino de Santiago por Cantabria.

 

Santa María de Bareyo | Viajar a Bareyo, Cantabria en estado puro | Tu Gran Viaje
Santa María de Bareyo

 

Dentro de su patrimonio histórico, compuesto por múltiples iglesias y ermitas, así como por casonas y palacios, destaca Santa María de Bareyo, uno de los edificios más bellos y monumentales del románico costero de Cantabria. Construida en el siglo XII, cuenta con una sola nave, un ábside y un crucero. En su interior está la pila bautismal, su pieza más señera.



Liérganes

La herencia de los años de esplendor de la Real Fábrica convierte a Liérganes en uno de los pueblos más bellos y monumentales de Cantabria por su colección de iglesias, palacetes y viviendas construidas entre los siglos XIV y XVIII. Mercadillo, el barrio principal de Liérganes, es Conjunto Histórico-Artístico, repleto de casonas tradicionales de recios muros de piedra y balconadas de madera engalanadas de geranios y hortensias, casas nobles y palacios, varias iglesias y capillas -de San Sebastián, del Humilladero, del Carmen- y, sobre todo, el Puente Mayor, construido a finales de siglo XVI, que salva las aguas del río Miera y a cuyos pies se sienta, contemplando la corriente, la estatua de bronce del Hombre Pez de Liérganes, protagonista de una de las leyendas más populares del folclore cántabro.

 

Seguimos con nuestras rutas por los pueblos más bonitos de España haciendo parada y fonda en Liérganes, donde está el hombre pez más famoso del mundo.
Visitar Liérganes



Potes

Puerta de entrada desde Cantabria para el paraíso natural de los Picos de Europa, Potes fue fundada en el siglo VIII. En el barrio de La Solana están la mayoría de las casas tradicionales que tanto nombre -bien ganado- le han dado a Potes, y sobre todo sus puentes, de San Cayetano y de la Cárcel, al que se asoma la Torre del Infantado, actual ayuntamiento de la villa, y que es su edificio más representativo.




Se trata de una casa-torre del siglo XV que conserva su estampa casi inexpugnable, y que nos regala las mejores vistas del pueblo desde su última planta. No es la única torre de Potes: la acompañan, muy cerca, la de Orejón de la Lama, también del siglo XV, y las de Calseco, de Linares y de Osorio.

 

Foto CC 3.0 by Miguel Ángel García

 

No acaba aquí el paseo monumental por Potes. Hay dos iglesias, ambas consagradas a San Vicente, que merecen nuestra atención. La original, del siglo XIV, y su ampliación, del siglo XIX, construida enfrente y que guarda tesoros como sus retablos barrocos, procedentes del convento de San Raimundo de la localidad, del que solo se conserva hoy el claustro, y el Cristo de Burgos.




Bárcena la Mayor

Los robles y las hayas llegan hasta las mismas puertas de Bárcena Mayor, bañado por el Argoza, y que es el único núcleo de población del parque natural del Saja-Besaya. El pueblo, que es una de las mejores muestras de la arquitectura tradicional montañesa -recias casonas de piedra orientadas al sur o al este, de grandes aleros para soportar el peso de la nieve, con balconadas para recibir la luz del sol y calentar el interior, y soportales-, con gran parte de sus viviendas construidas durante los siglos XVI y XVII.

 

 

TU GRAN VIAJE A CANTABRIA INFINITA