Ni santa, ni llana, ni tiene mar… ¡ni falta que le hace! A Santillana del Mar le sobran las razones para que te pierdas por ella: arquitectura, playas, naturaleza…

Santillana del Mar, la bellísima villa cántabra de las tres mentiras (¡teníamos que decirlo!) que, ni es santa -pero tiene la preciosa Colegiata de Santa Juliana-, ni llana -pero en sus calles empedradas y en cuesta están obras maestras del Renacimiento español como el palacio de los Velarde, las casonas de la Archiduquesa o del Águila, y torres como la de Berreda-Bracho,  pero sí es uno de los pueblos más bonitos de España (el que más, decía el legendario intelectual francés Jean Paul Sartre).

 

Santillana del Mar | La guía secreta de Cantabria Infinita
Santillana del Mar

 

Santillana del Mar, Cantabria. Foto C Tu Gran Viaje
© Tu Gran Viaje

 

¿Cómo que Santillana no tiene mar?

Además, eso de que no tiene mar… en Santillana del Mar está una de las playas más bonitas de Cantabria -y de todo el Cantábrico: la playa de Santa Justa, en el pueblo de Ubiarco. La playa, que se abre al mar abierto entre grandes acantilados, es una pequeña cala entre grandes rocas, muy recogida y resguardada. En la zona derecha de sus acantilados se halla una pequeña ermita excavada en las rocas en honor de Santa Justa. Este paisaje de playa varía mucho según si se observa en marea alta o baja, y sobre todo cuando se producen las llamadas ‘mareas vivas’ con coeficientes de mareas cercanos a 100, que hace que la playa crezcan en varias decenas de metros o desaparezcan casi por completo.

 

Playa de Santa Justa, Ubiarco | Viajar a Santillana del Mar | España Increíble en Tu Gran Viaje
Playa de Santa Justa, Ubiarco. Foto CC 3.0 by Amavisca