Lastres, que se coló en los planes de viaje de todos los españoles desde que sizo famoso como lugar de rodaje de la serie de televisión Doctor Mateo, es uno de los pueblos más bonitos de Asturias: y te contamos por qué.

banner libro 101 pueblos clemente corona

 

Lastres nos saluda con un cóctel de calles de pescadores, prados asomados al mar y casas de colores que dan forma a Lastres. Y es que, apiñadas en un acantilado, las calles y callejuelas de Lastres caen sobre el Cantábrico. El que fuera el último puerto asturiano en dedicarse a la caza de la ballena -de hecho, su barrio más tradicional recibe el nombre de “barrio de los Balleneros”– es hoy un encantador destino de escapada que vamos a disfrutar paladeando su aroma de pueblo pesquero y tradicional.

 

Foto CC 2.0 by Juan Sáez




Y es precisamente a pie de mar, en el puerto, donde comenzamos, contemplando las embarcaciones amarradas y, si llegamos a tiempo, asistiendo a la subasta del pescado que traen, y que tiene lugar a primera hora de la tarde. Una vez cargados de energía en cualquiera de las tabernas del puerto, echamos a andar calle arriba hacia el pueblo, ascendiendo por un laberinto de calles estrechas pobladas de casas blasonadas, coloridas casas típicas, fuentes antiguas y escaleras.

 

Foto Nicholas Peyrol / Unsplash




Lastres monumental

En una pequeña plazoleta está la Torre del Reloj, una construcción del siglo XV que hacía las funciones de vigía del puerto, y que es el punto de encuentro más tradicional de los habitantes del pueblo; y poco después se llega al punto más alto de Lastres, la iglesia de Santa María de Sádaba, de mediados del siglo XVIII, desde la que podemos acceder a la ermita de San Roque, desde la que tenemos una preciosa vista panorámica de Lastres, el litoral y, tras nosotros, la Sierra del Sueve y los Picos de Europa: Asturias en estado puro.

 

Foto Javier Álamo/Pixabay



No podemos irnos de Lastres sin dedicarle nuestra atención al Museo del Jurásico de Asturias, al que nos da la bienvenida una réplica de dilophosaurus, y que es uno de los mejores museos europeos sobre estos reyes de la prehistoria por su colección de unos 8.000 fósiles de todo tipo, procedentes del tramo del litoral asturiano entre Gijón y Ribadesella, al que se conoce como la Costa de los Dinosaurios.