Ginebra, donde la música es un tic tac

Suomenlinna, a veinte minutos de la civilización

¡Descúbranse ante el nuevo Rijksmuseum!