Los azulejos de Portugal son un elemento onmipresente el país. Alambicadas obras de arte que adornan todos los rincones, tan pequeñas en tamaño como inmensas en talento, y que se han convertido en una de las tendencias decorativas más internacionales. 

Casas particulares, restaurantes, edificios públicos, escalinatas, jardines, fuentes… En Portugal, allá donde posas la vista hay una obra de arte en forma de azulejo. Una auténtica expresión artística que tiene su origen en la llegada de los musulmanes a la península Ibérica y que se propagó por Portugal a partir del siglo XV, cuando los azulejos decoraron las propiedades de reyes y nobles hasta que, un par de siglos más tarde, eran ya presencia ineludible en todo edificio, ya fuera público o privado, desde construcciones religiosas a obras públicas o viviendas particulares. 

 

Portugal, el país de los azulejos | Tu Gran Viaje
Foto Catarina Carvalho | Unsplash

 

En Lisboa, todas las estaciones del metro están revestidas de azulejos con obras de artistas como Vieira da Silva o Júlio Pomar, una tendencia que saltó a otras ciudades -París, Sidney, Budapest…-, que repitieron el modelo de decoración en sus metros. En la capital, una visita obligada es la del Museo Nacional del Azulejo, que atesora una magnífica colección de azulejos desde el siglo XV hasta la época contemporánea, con obras maestras como  el “Panel de Nuestra Señora de la Vida” (1580), la “Vista Panorámica de Lisboa” antes del terremoto de 1755 y la “Historia del Sombrerero” (1800), además de piezas de cerámica y azulejos del siglo XX de autores como Júlio Barradas, Maria Keil, Júlio Pomar, Cargaleiro y Querubim Lapa, entre otros. 

 

Portugal, el país de los azulejos | Tu Gran Viaje
© Tu Gran Viaje

 

El arte de los azulejos de Portugal alcanza cotas altísimas en la preciosa y legendaria estación de tren de Sao Bento, en Oporto, con su fachada y sus interiores revestidos de azulejos. En Aveiro, fueron empleados para decorar los edificios modernistas del centro de la ciudad. En el Palacio da Vila o Palacio Nacional, en Sintra, se puede apreciar la gran maestría en la aplicación de este bello arte.

 

Portugal, el país de los azulejos | Tu Gran Viaje
© Tu Gran Viaje

 

En Mértola, en el Alentejo, la Casa dos Azulejos es uno de los lugares más visitados del país. La Iglesia de San Lorenzo en Almancil, es un ejemplo de referencia del revestimiento total (paredes y techo) con azulejos, lo que lo convierte en un punto de visita obligatoria del patrimonio histórico del Algarve.

 

Iglesia de San Ildefonso. © Tu Gran Viaje . Viajar a Oporto con los Xperts de Tu Gran Viaje
Iglesia de San Ildefonso, Oporto. © Tu Gran Viaje