En España, el afterwork es ir con los colegas de trabajo a tomar una cerveza a un bar. En Budapest, lo mismo… pero cambiando la cerveza por aguas termales y los bares, por los mejores balnearios urbanos de Europa –y, tal vez, del mundo.

Miles de manantiales brotan por todo Budapesty ejecutivos, turistas, estudiantes, desempleados y jubilados… todo el mundo parece estar al mismo tiempo en los más de 130 establecimientos termales que salpican –nunca mejor dicho- el mapa de la ciudad. La cultura del baño termal en Hungría viene de la época de la ocupación turca, y de hecho algunos de los baños de los que hoy podemos disfrutar son reliquias de aquel tiempo.

 

Guia para viajar a Budapest | Tu Gran Viaje a Budapest
© Shutterstock

 

A finales del siglo XIX y comienzos del XX, -la conocida como “edad de Oro de Budapest”-, se construyeron la mayoría de los baños de la ciudad. No extraña por ello que el baño público sea el lugar donde citarse con los amigos, relajarse tras el trabajo o acudir con la familia. Con más de 130 instalaciones (algunas con más de dos mil años de antigüedad), destacan sobremanera los famosos baños terapéuticos Széchenyi, Gellért, Kiráily (donde creeremos sumergirnos en las aguas de una mezquita), Lukács o Rácfürdő.

 

Budapest baños termales aguas balnearios | Tu Gran Viaje
Foto Alana Harris – Unsplash

Y cuando se habla de balnearios en Budapest, un lugar viene a la mente: la piscina del hotel Géllert, un auténtico palacio del lujo acuático desde su apertura, en 1918. La piscina, situada en el centro de un óvalo de columnas y bajo una cristalera espectacular, ha sido lugar de asueto y punto de encuentro de intelectuales, nobles y ciudadanos.

 

Budapest baños termales aguas balnearios | Tu Gran Viaje
© Shutterstock

 

Hay balnearios y termas para todos los gustos: la última sensación de la ciudad es tomar un baño nocturno en el balneario Rudas, que data de la época turca, y donde las madrugadas de los viernes y los sábados, entre las 22:00 y las 4h tienen lugar fiestas rave muy particular a la que pueden acudir simultáneamente hombres y mujeres (no así el resto de la semana). ¿A quién no le apetece un buen cóctel mientras siente el efecto purificador de las aguas termales? Auténtica calidad de vida…